Si eres de las personas que entrenas por las mañanas, quizá te preguntes si es conveniente o no desayunar antes de tu rutina de entrenamiento.

Existe diferente postura ante esta pregunta. El tipo de entrenamiento y objetivo será lo que determinara si es conveniente desayunar y que desayunar.

Si tu objetivo es perder grasa, no desayunar puede ser una opción. Los expertos afirman que al despertar, tras unas horas de ayuno, los niveles de glucógeno (reservas de azúcar) son bajos y tu cuerpo utilizaras las grasas como fuente de energía. Pero para que dé como resultado una pérdida de grasa, el entrenamiento debe ser a intensidad moderada, entre el 60 y 70% de tu frecuencia cardiaca. Sin embargo otros experto afirman que perder grasa de esta manera, solo se perderá grasa dentro de los músculos y no se verá reflejado en personas poco entrenadas o que tratan de perder peso.

Por otro lado si tu objetivo es mejorar tu rendimiento, lo ideal será desayunar. Procura que sea un desayuno ligero que proporcione algo de azucares tales como fruta, alguna rebanada de pan integral con mermelada o crema de cacahuate. Decidir cuándo y cuánto comer antes de correr por la mañana es a menudo una cuestión de preferencia personal y  dependerá igualmente del tiempo de tu rutina de entrenamiento y cuánto tiempo tendrás entre tu desayuno y entrenamiento.